domingo, 15 de junio de 2014

El atrayente mal llamado “estilo manga”

Por: Rolando José Rodríguez De León, Ph.D.




"El talento innato no es algo que crezca o se multiplique, pero la técnica
si va fermentando gracias a la repetición y el entrenamiento."

Satoshi Kon

—Publicado en la edición de
Regreso al mar, 1999.
Editorial Bijutsu Shuppan.— 
Traducción en la versión en español.
Planeta DeAgostini, 2013.


  Ahora, cuando el manga está de moda en Occidente, muchas personas, tanto jóvenes como adultas, están expresando su deseo e intención de aprender a dibujarlo.

  Algunos tienen la idea de que presentar personajes con cabello ‘tipo erizo’, ojos grandes y poses de acción es dibujar ‘manga’; otros, que si dibujan similar a alguna animación japonesa el reconocimiento y prestigio les acompañará.

  Para ayudar a que esos sueños se conviertan en realidad, les proponemos analizar el estilo de cuatro artistas, japoneses contemporáneos Junji Ito, Kenji Tsuruta, Mamoru Oshii y Naoki Urasawa.




  De seguro notaste que los cuatro estilos no se parecen mucho entre ellos y que ninguno de los personajes tenía cabello tipo erizo u ojos grandes.

  Ahora observemos éste:

  Sé que has reconocido al Snoopy de la izquierda, pero el dibujo de la derecha también lo es. Así lo dibujaba Charles Schultz en 1950 cuando inició su serialización; no obstante cuarenta y seis años más tarde su personaje ni siquiera corre como los perros. 

  El caso de Andrea Alejandra Soto es emblemático: probablemente se inició dibujando ‘manga’, su técnica fue afinándose aunque hoy sean visibles, las huellas de su pasado. 



  Aquí es donde deseamos llegar: El estilo de dibujo es propio a cada persona, se va conformando y definiendo en el transcurso de años de trabajo, y evoluciona con la práctica. Schultz fue afinando, ganando experiencia y desarrollando su estilo hasta la versión que vemos en nuestros días. Es decir, que ambos, Schultz como Soto han logrado un estilo propio que nadie pone en duda.

  Nuestra opinión es que el manga solo se hace en Japón, esa es la palabra que los nipones usan para decir ‘cómic’, así como en España se utilizó tebeo, en Panamá y El Salvador paquín y en algunos países de Suramérica, historieta. Sin embargo, la fama de las animaciones japonesas les impuso el nombre designando el supuesto estilo.

  Como forma de iniciarse en el dibujo, el manga puede ser tan bueno como cualquier otra, siempre y cuando la persona tenga deseos de aprender y sea constante en la práctica. El llegar lejos con el estilo erróneamente llamado ‘manga’, no te hace diferente de las otras diez millones de personas o tal vez más, que lo dibujan en todo el mundo, pero tu estilo propio si. Es por eso que recalcamos la importancia de crear el estilo propio de dibujo y liberarse de los estereotipos reinantes. Revisa los dibujos de Albert Uderzo, Mamoru Oshii, Roberto Fontanarrosa o Katsuhiro Otomo y te darás cuenta de que el cómic, sea cual sea y donde sea hecho, está conformado por dos partes, por un lado, el guión o la historia y por otro, el estilo que cada dibujante aporta.

  Si tu forma de dibujar no te separa del resto, entonces la historia que cuentas tiene que valer la pena, ser atractiva, interesante y que muestre tu creatividad. Puedes tratar sobre los problemas que aquejan a la sociedad, como lo hizo Paco Roca en “Arrugas”, recrear eventos pasados como en “La guerra de las trincheras” de Jacques Tardi o incluso decidirte por la fantasía erótica como “El click” de Milo Manara

  Nuestro punto de vista es que, si bien el ‘estilo manga’ funciona con ciertas historias, este no puede ser extrapolado a todas. Es imposible imaginar “Los Borgia” de Jodorosky y Manara, “Druuna” de Eleuteri Serpieri o “El Eternauta” de Oesterheld y Solano dibujado con el ‘estilo manga’ en lugar del aportado por cada uno de los artistas, de otra forma perderían demasiado. Un guionista que piense en una historia sobria, dramática o realista, desea un dibujo más preciso o menos comercial.  Tampoco funciona copiar una historia cambiando los personajes, locaciones y nombres, hay infinidad de narraciones malamente plagiadas de Dragon ball cuando estuvo de moda y recientemente está sucediendo con One piece. Si tu mayor habilidad es dibujar, siempre puedes encontrar historias o guionistas con trabajos originales y atractivos. La ventaja de nuestros tiempos es que la internet te permite encontrar guionistas o dibujantes; dependiendo de cual es tu fuerte. Trabajar a distancia nunca fue tan fácil, publicar en línea o participar en concursos internacionales es ahora un paseo en el parque. Es la nueva forma de ser descubierto, si tu creación es de calidad.

  Ahora sal, comienza a trabajar en tu estilo propio, libérate de las ataduras comerciales y define tus obras como lo que eres, una persona con un dibujo singular.

6 comentarios:

El Patio 507 dijo...

Buenas amigo, soy de Panamá, muy buen artículo. No se si has escuchado a Jane Lasso, ella se hace llamar artista (también de Panamá), sin embargo no me gusta para nada su estilo. No trato de desmeritar su esfuerzo, pero me parece que quiere ganarse la vida dibujando manga, pero la calidad que muestra deja mucho que desear, y me pregunto ¿uno puede ganarse la vida dibujando comic "estilo manga"? creo que en Panamá no, y menos si se tiene un estilo tan genérico, malas historias, y pésimo acabado. Si has escuchado de ella, seguro no es la primera vez que te encuentras con esta opinión; creo que una cosa es la perseverancia y otra le necedad, llevando mas de 10 años dibujando, sus trabajos parecen los de un adolescente que está experimentando con el dibujo manga.

De verdad me cuesta algo escribir estas cosas de alguien que vive engañado e ilusionado, pero no me parece que alguien se haga llamar artista solo por copiar un estilo, y tras eso de mal manera.

Saludos y seguiré pendiente de las actualizaciones del blog.

Cleofer Fernandez dijo...

El aporte del Prof. Rolando es destacable, uno por querer asegurar y mantener un estilo como el manga japonés no te hace proyectar, a menos que la expresión de tu trazo refleje y evoque ese estilo.

Por ejemplo, lo mencionado por el comentarista anterior que inclusive hay quienes se autotititulan "profesores" o "instructores" de manga, como si tener experiencia en el manga lo hace diferente al resto.

He visto talentos locales muchos mejores, como el del Albert Weand (https://www.facebook.com/AlbertWeandManga, lo siento por la promo), que no necesariamente tienen que gritar a los cuatro vientos que saben dibujar y que tienen que ser el centro de atención.

Anónimo dijo...

La verdad es muy dura tu critica pero tiene razon. Esta artista da talleres de dibujo manga y sus trabajos son mediocre. Tiene muchos años dibujando y no sabe ni posar un personaje. Tampoco sabe dibujar manos. Es la desventaja de un talento nato en contra de alguien a quien le gusta el estilo pero no tiene talento.

Denshou dijo...

Me gustó mucho el artículo Rolando, bastante directo y con claras referencias para ilustrar la nota; creo que si se intenta reflejar en una obra personal un estilo determinado, por lo menos debería ser un trabajo prolijo.

De paso, que bueno que tengas ahora un poco mas de tiempo.

Saludos.

Jane Lasso dijo...

Me parecio interesante tu artículo, me encanta mucho el estilo de Junji Ito y también me he leido Druuna es genial.

Leí ciertos comentarios que me mencionaban y es una lástima de gente que se la vive criticando en los blogs , no solamente el tuyo , y que lo haga como anonimos y sin dar su nombre real.

Creo que es el sueño de todo artista/dibujante es querer vivir de su arte. Sobre los cursos encuentro mucha gente interesada y hasta me buscan mucho , a pesar de que hay muchas opciones para aprender a dibujar en cierta forma en Panamá.

Lo otro es que yo no me considero mangaka me gusta que me llamen más historietista , aunque el estilo manga me encanta , no es mi estilo único. La persona que me ha mencionado no sabe nada de mi vida , también hago caricaturas con rasgos exagerados y también dibujo retratos.

Que mis dibujos tengan errores pues sí , los tengo , el dibujo es algo que no se aprende de un día para otro y puede llevar muchos años dominarlo. Pero no por eso , me voy a dar por vencida. Es muy fácil hablar , pero son muy pocos los dibujantes en estilo manga que son persistentes y generalmente decaen ante este tipo de críticas (no solo me han criticado a mi sino a varios que somos dibujantes aquí en Panamá).

En vez de criticar , les exhorto que apoyemos a aquellos dibujantes panameños que estan sacando webcomics , que compren dibujos a talentos panameños , que vayan a las galerías de los chicos del patio , que apoyen compartiendo sus trabajos , que vayan a sus cursos (no soy la unica que da talleres manga en Panama para que sepan) , que sean más solidarios con sus compatriotas y no sigan dañando el ambiente artistico en Panamá.

Y por cierto , las personas que han dado cursos conmigo me siguen recomendando y no han tenido ningún problema conmigo. Aparte yo he dado talleres gratis en ciertos eventos.

Nos vemos.

Cleofer Fernandez dijo...

Haciendo retroalimentación de todo lo expuesto considero que uno para llegar a tener profesionalismo en el dibujo (sea cual sea el estilo) no sólo es buscar las cosas por aclamación o porque de repente mucha gente lo ve bien; sino por méritos e idoneidad (y eso ya implica reconocimiendo académico).

Lo que el prof. Rolando trata de demostrar es que no debe ser un calco de un artista o tratar de apañar estilos diferentes sin lograr concretizar con cuál debes destacar. Uno para profesionalizarse debe especializarse y centrarse en una meta, se puede hacer 100 estilos diferentes pero se necesita siempre una firma de estilo que distinga el trabajo como artista, y no como ocurre con la crítica que señala que en muchos casos algunos pareciera que por querer abarcar todo estilo, queda en una eterna experimentación y no pasa al profesionalismo.

Ser dibujante implica un continuo aprendizaje, es correcto, pero también implica mantener con sus ideales, sino por ejemplo Mickey Mouse, Garfield, Snoopy, Doraemon y muchos otros personajes icónicos del dibujo si no hubiesen salido de la fase de experimentación, no sería lo mismo, porque sus creadores decidieron arriesgarse y hacerlos un proyecto de toda la vida, y así lo lograron.